Ibai Zurimendi@Ibai_Zurimendi

Licenciado en Periodismo – Máster en Comunicación Corporativa UPV/EHU

Devorador de periódicos desde niño, no hacía falta ser adivino para saber que acabaría en el periodismo. Tras vivirlo y disfrutarlo en primera línea durante casi 6 años y asistir a más ruedas de prensa de políticos que las recomendadas por las autoridades sanitarias, descubrí -en ello ando- el fascinante mundo de la comunicación más allá de la noticia.

Ateo con dos diosas -mis gatas Nur e Isis-, amante de la Historia en general y de la Segunda Guerra Mundial en particular (Currahee!), aficionado a la fotografía y a los atardeceres; siempre he tratado de huir de etiquetas y encajar en moldes, aunque llevo la insignia de ‘friki’ de las Series (que no de las series) y los videojuegos con orgullo. Nunca rechazo una invitación a comer, y si es con una larga sobremesa, mejor aún.

Dejé de creer en utopías pero pienso que no hay que dejar nunca de perseguir Ítaca, porque la vida es una odisea y lo importante es el viaje, a galope unas veces, paseando otras, naufragando en ocasiones, pero avanzando siempre.

Detrás del probador

Julen Capetillo: “Muchos de los genios que la historia han sido incomprendidos en vida y solo han sido reconocidos en muerte. Después de conocer a Ibai, he de decir que sin duda él va a entrar en esta categoría.

Desgarbado, insolente, natural e informal, podrían ser las cuatro mejores palabras para definir a este hombre, que si hubiera nacido en otra época, rompería moldes y estilos”.

Roberto Gómez@RobGoP

Licenciado en Periodismo – Máster en Comunicación Corporativa UPV/EHU

Recuerdo como si fuera ayer el día que me revelé contra la compra “impuesta por mi madre”. Tenía 12 años. La camisa de flores, de rosas más concretamente sobre un fondo blanco, acabó en la cesta de la compra a cambio de un niqui deportivo. Dentro de mi limitado poder advertí: “no me lo voy a poner”; dos años más tarde y tras un único momento de debilidad, la camisa acabó como trapo de cocina: desde pequeño hay que aprender la importancia de darle un segundo uso a las cosas.

Desde entonces comprendí, inconscientemente, la necesidad de ver la ropa como un elemento con el que sentirse cómodo y ya está. La ropa no tiene superpoderes, ni te va a convertir en algo que no eres. Por eso decidí alejarme del bullicio que genera el sector y consumir cuando yo lo decidiera y no cuando me lo impusiera la marca x del momento.

El viaje no ha sido sencillo; madres, hermanas, exnovias, novias, amigos, amigas, e incluso alguna tía, han intentado pasarme al lado oscuro de la fuerza, pero pese al ruido mediático familiar, creo que he conseguido sobrevivir.

El máster de Comunicación Corporativa a través de su asignatura de blog corporativo, me ha ofrecido la posibilidad, como periodista, de poner palabras a vicisitudes, que espero puedan decorar este blog con tintes de humor. Es sin duda un reto escribir sobre temáticas que ignoras, pero siempre hay que estar dispuesto a salir de la zona de confort y, si encimas puedes disfrutar, pues mucho mejor.

Allí vamos. ¡Os esperamos!…

Detrás del probador

Olatz Muguruza

¿Qué decir de Roberto? He tenido la oportunidad de conocerlo en mi paso por el Máster en comunicación Corporativa. Puedo decir de él que es una persona inconformista donde las haya, nunca aceptará una respuesta sin una explicación pertinente, concienciado con la naturaleza y lo ecológico, es de aquella gente que si tienes la oportunidad de conocer, nunca dejarás de aprender algo nuevo.

Colaboradores

Deadman Walker

Mente ágil, espíritu crítico y el don de la palabra. DW tiene el hálito del más allá y la honestidad del incomprendido. Humor afilado enriquecido a través de los canales de la experiencia. Sus palabras inmersas en el entramado del deporte y de la moda nunca tendrán la misma esencia en los ojos de nuestros lectores.