Destrozandoelarmario inicia una nueva etapa. Como os prometimos hace una semana los últimos coletazos del verano presentan novedades…. Cuando Macua se comió a Macua es el primer capítulo de la colaboración entre Deadman Walker y nuestro espacio…

Capítulo 1

En estos tiempos de crisis itinerante que vivimos, en los que los dichosos recortes forman parte del pan nuestro de cada día, cuando no hacemos otra cosa que escuchar la célebre expresión de “hay que apretarse el cinturón”, uno no puede menos que preguntarse por qué hay segmentos sociales que se hallan al margen de estas medidas. Son ‘caballitos blancos’ y sus cinturones, lejos de apretarse, se van expandiendo de forma proporcional, y acaban con más agujeros que el Augusta National Golf Club.

Este artículo no pretende servir de diatriba contra la gente obesa, pues cada cual es libre de cuidar su pecho caído como quiere y está en su justo derecho a presumir de las horas empleadas en su gestación. Los crueles dictados de la moda moderna, valga la tautología, acentúan la importancia del protocolo en lo referente a la vestimenta de los altos cargos. Y en este sentido, a uno le pica una curiosidad malsana cuando, por una casualidad casual de éstas, se da cuenta de que la presidencia de una de las entidades más importantes de Euskal Herria provoca OBESIDAD. Así, como suena. El nuevo presidente accede a su mandato más o menos fino y estilizado. Pero, a partir de entonces, su perímetro corporal crece exponencialmente hasta acercarse peligrosamente a esto. Y por supuesto, a tomar por saco el protocolo, la moda y el colesterol (no necesariamente en ese orden). ¡Y a ver quién osa contradecirme, que soy el mandamás!

 

Algo debe flotar sobre la atmósfera del bilbaíno Palacio de Ibaigane, pues nos referíamos al Athletic Club, cuando uno decide hacer una comparativa entre la imagen inicial y la final de sus dos últimos presidentes.

Fernando García MacuaEste pincel que veis arriba es el ínclito Fernando García Macua, licenciado en derecho y especialista en narcisismo empresarial, al anunciar que pensaba concurrir a las elecciones por la presidencia del club rojiblanco en 2007. Obsérvese su rostro jovial (contaba a la sazón con 43 años), su traje impecable, su peinado de hombre recto y de derechas perfectamente alineado… Vamos, el yerno perfecto que cualquier socia mayor de 65 querría para su hija… O nieta.

Un día, el anónimo señor García ganó las elecciones (el mundo es mío, primera parte). Momento en el que se inicia la imparable transformación en Macua King Size. Las dos fotos subsiguientes atestiguan que el peso de cargo del club deportivo más emblemático de Bizkaia es un concepto muy literal y para nada metafórico.

Nunca sabremos si este aumento de grosor hizo replantearse al club destinar una partida presupuestaria al ensanchamiento de todas las puertas del palacio, pero la conclusión es meridianamente clara: durante sus cuatro años de autarquía, Macua se comió a Macua. Ajado, desaliñado, con papada prominente… y lo peor estaba aún por llegar.

Fernando García Macua antes y después

No seamos malpensados, a lo mejor no todo se debió al hecho de que, como buen anfitrión y/o mejor vasco, don Fernando no quiso pasar por avaro a la hora de agasajar a las directivas rivales cuando éstas venían de visita a Bilbao. “¡Qué no se diga, ahivalahostia! ¡A comer hasta reventar y que me entere yo de que pasáis hambre! ¡Averías, Fermín, que no me entere yo de que a esta gente le falta Moët & Chandon!”.

El 7 de julio de 2011 los mismos socios que le auparon a la presidencia le bajaron de ella, aunque la elegancia y el ‘gure estiloa’ del señor García prevalecieron en todo momento. Sobre los vicios modales, posturales y animales de su sucesor en el cargo, les hablaré en una próxima entrega. Tras superar costosamente la amargura que le supuso ser desalojado, Macua regresó a su “buffet” de abogados (“buffet”, ¿lo pillan? XDDD) y últimamente ha sido noticia por asuntos judiciales bastante turbios. Pero, a pesar de llevar cuatro años fuera de la poltrona de Ibaigane, el virus XXL ha hecho mella en su organismo, que se muestra incapaz de regresar a las tasas anteriores a 2007.

Athletic, zu zara nagusia…. y tus presidentes más

(Continuará)

Anuncios