Calor, bendito tesoro… invernal.

Como nos acordamos estos días de la estrella Sol – que gira alrededor de la Tierra para el 25% de “iluminti” del estado-; dueña de conversaciones de ascensor, de noches de vértices extremos de colchón y, como no, de justificación valida y creíble de autoengaño de barra de bar o de chiringuito: “cañita, tinto de verano o kalimotxo extra para combatir la calo”, aunque, combinados o de forma independiente, trabajen realmente en nuestra deshidratación.

Dios del Sistema Solar con comportamiento humanoide: prisa por esconderse en invierno y tranquilidad estival, “para eso estamos de vacaciones”, pensará. Además, en su época de apogeo, dispone de poderes que influyen, no sólo en nuestra piel, sino en nuestra vida social, laboral e incluso en nuestro “status” moda. El período estival se presenta caracterizado por sobreasados, quemaduras, fiestas patronales y época de becarios… cargado de una moda minimalista, rica en transparencias, carente de colores oscuros y de piernas y de sobaquillos al aire.

Y después de seis semanas de verano, los expertos de destrozandoelarmario nos sumamos al tren de la moda veraniega. Tras un proceso de estudio pormenorizado, donde hemos participado en pasarelas, visitas a modistas, compartido impresiones con especialistas y gurús de la moda… consideramos que hemos encontrado… identificado, el ropaje que marcará el verano 2015. Tirad a la basura todo aquello que influenciados por el marketing hayáis considerado como la última tendencia, porque llega:

El calcetín ergonómico con cámara de aire

Calcetín con apertura y sonrisa

Sus ventajas para la salud son innegables: medida de ventilación natural para el pie y refrigerador natural del resto del cuerpo. Además, la incisión superior ofrece una serie de excelencias “premium”: posibilidad de tunear la uña, evitar el efecto de la radiación solar en los pies, ser la o el representante oficial de la moda “guiri”, acompañado de chancletas, o más en la intimidad, moda “camouflaged access” ya dentro de la zapatilla abierta estival.

Pero por si fuera poco sus creadores han patentado un sistema de prueba que nace con el objetivo de evitar los golpes de calor y controlar la temperatura del exterior antes de abandonar la vivienda. La técnica consiste en sacar con cuidado el pie al balcón de nuestra vivienda y en función de la pérdida del color de la sonrisa de la uña, determinar la intensidad de los rayos del sol. Datos analíticos que nos ayudarán, sin duda, a tomar decisiones inteligentes – quedarnos en casa con el aire acondicionado y mandar al niño a por la compra -, y a cuidar mejor nuestra salud. (Aconsejamos desistir de intentar esta técnica en ventanas).

“Pocas cosas tan baratas dan más gusto”

Por último, y parafraseando la cita del genial humorista Leo Harlem: “pocas cosas tan baratas dan más gusto”, disponible en el monólogo “Deporte”, la apertura en el calcetín ofrece todo un mundo de posibilidades placenteras: arrascarse la planta del pie gemelo a cualquier hora del día, o hacer frente a ese grano, recuerdo de la visita del mosquito nocturno, situado justo en la parte superior del tobillo, con el roce mágico de la uña y efecto balsámico y suavizante del calcetín: ¡no tiene precio!

Por último, recordar, para todos aquellos que tengan la posibilidad de disfrutar de la costa, que el calcetín además de sumergible tiene alma de escarpín 🙂

Anuncios